martes, 12 de enero de 2010

Mejor vivir como en el cielo


En un hermoso monte lejano bajo el gran templo de meditación, un samurái, guerrero famoso, acostumbrado al reconocimiento, al respeto y a la reverencia, visitó a un maestro zen para pedirle: “por favor, háblame del cielo y del infierno, enséñame.”
En lugar de hablar del tema, el maestro comenzó a burlarse del samurái: “¡Mírate! tú, poca cosa, ni siquiera mereces ser llamado samurái. Tu ropa está sucia, tu carro está tumbado, tu conducta me avergüenza”. …y siguió un continuo de desprecios hasta que el samurái enfurecido desenvainó su espada y con mirada desorbitada empuña el arma con la intención de cortarle la cabeza.
De pronto el maestro se detuvo  cerrando los ojos, con un silencio sereno y señalando con un dedo dijo: “Eso es el infierno”.
El samurái de rápido entendimiento, comprendió inmediatamente.  Lleno de gratitud hacia este hombre que había arriesgado su vida para ofrecerle su enseñanza, guardo su espada y se postró de rodillas humildemente dentro de un profundo respeto.  El maestro dijo: “Eso es el cielo” y añadió: La ira es el infierno, la gratitud es el cielo. Tú eliges” (Tomado  y adaptado de” Abraza tu vida”, Autor Janet Cedar S. Ed.  Troquel Bs.As. 1997)

Cada segundo tenemos la posibilidad de elegir si vivimos en medio de la desesperanza, la ira, el egoísmo, la crítica, la envidia,… como si estuviéramos en el infierno; o si por el contrario, hacemos de esta vida una experiencia de amor, paz, armonía, felicidad,…como si nuestra estancia fuera en el cielo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas Gracias por tu comentario